domingo, 18 de junio de 2017

viernes, 2 de junio de 2017

JESÚS CUESTA ARANA,PRESENTA JUNA BELMONTE,POR LAS CARAS DEL TIEMPO EN LAS VENTAS



PRESENTACIÓN EN LAS VENTAS DEL LIBRO JUAN BELMONTE, POR LAS CARAS DEL TIEMPO DE JESÚS CUESTA ARANA


Se presentó en la Sala Antonio Bienvenida de la Plaza de Toros de las Ventas, el libro Juan Belmonte, por las caras del tiempo de Jesús Cuesta Arana. Participaron en la mesa el histórico matador Jaime Ostos, Manolo Vázquez y Pepe Luís Vázquez, hijo y nieto del Sócrates de san Bernardo respectivamente. Moderó el Acto Juan Miguel Núñez, ex-director de la Agencia EFE. El final de fiesta corrió a cargo del cantaor-torero Paco Peña, acompañado a la guitarra por Paco Fernández “El Clavero” y la bailaora “La Curra”.

(Resumen de la prensa en papel)

La amplia sala se  abarrotó de público, tanto que hubo que aumentar una considerable cantidad de asientos. Algunos asistentes al acto manifestaron que no recordaban una expectación tan grande. Tanto es así que  se agotaron rápidamente todos los libros firmados por el autor.
Abrió plaza, con profesionalidad y solvencia, el periodista Juan Miguel Núñez, quien hizo una brillante presentación de los componentes de la mesa y los artistas flamencos. A manera de introducción habló de  las esencias connaturales del Flamenco y el Toreo y su correlación con la abundante literatura. Dejó unos breves apuntes sobre la personalidad de los personajes actuantes y en especial de Jesús Cuesta Arana en sus brillantes facetas como pintor, escultor y escritor y su talante sencillo que ha merecido entre otros honores ser hijo Predilecto de Alcalá de los Gazules, su pueblo.
En primer lugar intervino el joven Pepe Luis Vázquez, estudiante de periodismo, que al mismo tiempo da los primeros pasos en el Toreo. Sin duda, estamos ante una figura por su enorme talento y valía personal. Derrocha mucho acento personal a la vez que  alegría sevillana. Llegará lejos. Al tiempo. Es consciente del nombre y los apellidos que lleva, por tanto le cabe una enorme responsabilidad. En el fondo y la forma lo lleva a rajatabla.  Habló sobre la importancia de la Fiestas de los Toros y el Flamenco, en los aspectos sentimentales y literarios. Rememoró muy brevemente tanto la figura del Pasmo de Triana como la de su abuelo. Todo expuesto muy conciso, con mucha frescura, pero con sobrada claridad de ideas.
Acto seguido, tomó la palabra Manolo Vázquez (entrañable Lolo), disertó sobre la relación de su padre con el autor del libro. El Sócrates de san Bernardo escribió el delicioso prólogo de la obra, donde dedica unas preciosas y sentidas palabras tanto al Pasmo de Triana como a Jesús Cuesta Arana. Lolo expuso la importancia de Juan Belmonte en la Tauromaquia y su influencia en todos los toreros posteriores. También vino a decir que lo más importante en la vida es ser uno mismo, aunque luego se deje uno influenciar por los grandes maestros. Cada uno tiene su estilo y forma a la hora de expresarse en cualquier faceta del arte. Contó que le oyó decir a su padre que Belmonte era el más grandioso torero que había visto en su vida. Lolo, es un excelentísimo torero práctico al mismo tiempo que  un torrente incontenible de sabiduría tanto torera como flamenca. Lo lleva bien marcado en el hervor de la sangre. Da gusto escucharlo hablar con su proverbial temple. Todo sabor y saber. Entre Lolo y Jesús Cuesta Arana se abre siempre una profunda amistad.
El moderador cede la palabra a continuación a Jesús Cuesta Arana. El autor del libro explicó cómo se gestó la obra y su posterior metodología. La biografía de Juan Belmonte se mueve en una armonía de contrarios. Entre la luz y la sombra. Con muchos puntos oscuros sobre todo al final dramático elegido por el genio en la soledad de su finca utrerana de “Gómez Cardeña”. El espinoso asunto, del suicidio del torero, generó todo tipo de especulaciones. El autor lo aborda y trata de acercarse lo más posible a la verdad, sin sensacionalismos, todo desde una elegancia y calidad literaria suprema. Para ello se valió además de una abundante bibliografía y hemerografía,  acompañado  de testimonios de primera mano, de personajes que trataron desde la cercanía a Juan Belmonte. Y lo todo con la aquiescencia de los familiares más cercanos del célebre torero de Triana, de quien dijo Hemingway que junto con Einstein era el personaje más inteligente que había conocido. Esta brillante biografía del genio de Triana, pasa a ser por derecho propio y por su excelente tratamiento unas de las mejores a tenor por la crítica  tan favorable y excelente venta.
Cerró el turno de intervenciones, Jaime Ostos. El mítico torero ecijano, de fértil memoria, ameno conversador, recordó sus momentos trágicos vividos en los ruedos. Sufrió numerosos percances de extrema gravedad, de que por fortuna lo pudo contar. Contó una graciosa anécdota de cómo  una vez que se le dio por muerto, soñó que llegó a las puertas del cielo para entrar y san Pedro no lo dejó entrar porque todavía le quedaban muchos triunfos en el Toreo. Así mismo habló de sus contactos con Juan Belmonte, que le deslumbró por su impresionante personalidad. Un espejo claro dónde mirarse tanto como torero como por su irrepetible personalidad de hombre de vasta cultura y sensibilidad especial. Jaime Ostos, es una enciclopedia viviente por sus largas vivencias tanto en la tauromaquia como en la esfera social. Un hombre rico en venturas, un fuera de serie como torero y estoqueador de alta vitola.
Como colofón a tan interesante coloquio, actuó el torero-cantaor Paco Peña, que también presentaba su disco En estado de Gracia. Así estuvo el magnífico cantaor, tocado por la gracia y el duende. Un racimo de bulería, seguiriyas, fandangos y sevillanas personales acabó con el cuadro. El entusiasmo llegó en forma de “tarab”, éxtasis, emoción estética, a excitar tanto la emoción estética que el propio cantaor se quitó la chaqueta y ensayó varios lances a la verónica. Inconmensurable estuvo también el guitarrista Paco Fernández “El Clavero”, todo un derroche de compas y toque de altos vuelos. Compaginó a la perfección-si se puede decir- al cantaor tanto por cante troncal como festeros. Paco Peña, va imparable, para convertirse en una figura del cante. Hay fondo y madera.  Extraordinaria actuación de  “La Curra”,  al baile, flamenca, bellísima y elegante, dejándose arrastrar como una ola sentimental. Gustó mucho su actuación. Llegó a  tanto el ambiente, que subieron al tablao el mismo Jaime Ostos, bailaor también de mucho fuste y compás y Lolo Vázquez que baila y canta también con puro compás y gracia sevillanísima.
Al final, el numerosísimo público salió encantado de tan excelente acto. Se oyó decir a una mujer:”Lo que hemos disfrutado con este acto, se lleva siempre ya aquí dentro”. La verdad es que sí: no se escapa de la memoria tan sensible acontecimiento cultural y en un escenario único, que imprime carácter.





De izquierda a derecha: Juan Miguel Núñez, Jesús Cuesta Arana, Jaime Ostos, Manolo Vázquez y Pepe Luis Vázquez

Jaime Ostos relata sus vivencias





El autor del libro con el célebre torero ecijano.
 Jaime Ostos, Lolo Vázquez y Jesús Cuesta Arana

Juan Miguel Núñez,moderando el acto

Final de fiesta en su máximo apogeo



Saludan los artistas .Apoteósis final.

El toreo cantaor Paco Peña, sintiéndose por lo grande,al compás de Paco Fernández "El Clavero"


Tanto el cantaor como el guitarrista estuvieron espléndidos
Los componentes del acto ovacionados por el numeroso público asistente. En primer la bailaora "La Curra" que estuvo espléndida en su actuación.
Tres planos parciales de la amplia  sala que estuvo abarrotada. Lleno hasta la bandera. Tuvieron que  ampliar el espacio con sillones.
Al fondo se ve al historiador y escritor Carlos Abella. Asistieron muchos personajes destacados de la cultura y la sociedad.
 En primer plano se ve al celebérrimo pintor y escritor Ginés Liébana,tomando apuntes,

ALMUERZO POSTERIOR AL ACTO EN EL CAFÉ GIJÓN Y "JUERGA" FLAMENCA




En primer lugar el celebérrimo Gonzalito,hombre de confianza del Faraón de Camas, Juan Ronda prestigioso abogado y economista, Ginés de Liébana,histórico pintor y escritor del grupo Cático con Jesús Cuesta Arana ,autor del libro.


(Pendientes de Fotos)


martes, 23 de mayo de 2017

JESÚS CUESTA ARANA,PARTCICIPA EN IMPORTANTE ACTO CULTURAL EN LAS VENTAS


EL próximo día 29 de junio (lunes), a las doce y media del mediodía, tendrá lugar en la Sala Antonio Bienvenida (Plaza de Toros de las Ventas) un importante encuentro cultural, con la participación de Jaime Ostos, Lolo Vázquez,Pepe Luis Vázquez, Paco Peña,Paco Fernández,La Curra y Jesús Cuesta Arana. Moderado por Juan Miguel Núñez.





lunes, 24 de abril de 2017

JUAN BELMONTE,EL PASMO PENSADOR,OBRA DE JESÚS CUESTA ARANA

JUAN BELMONTE,EL PASMO PENSADOR.   ESCULTURA DE JESÚS CUESTA ARANA


Terracota de Jesús Cuesta Arana



Juan Belmonte,El Pasmo pensador. Bronce de Jesús Cuesta Arana

martes, 4 de abril de 2017

JESÚS CUESTA ARANA.PARTICIPA CON UN CARTEL DE LUJO, EN LA I VELADA DE LITERATURA,TOREO Y FLAMENCO EN VERA(ALMERÍA)










De  Literatura, Toros y Flamenco en Vera 


En torno a cuatrocientas personas abarrotaron el Teatro-Cine Regio de aquella localidad almeriense en una nueva convocatoria del muy activo y acreditado Foro Cultural Taurino


JUAN MIGUEL NÚÑEZ
El toreo es algo consustancial a Vera y su gente. En torno a cuatrocientas personas abarrotaron el Teatro-Cine Regio de aquella localidad almeriense en una nueva convocatoria del muy activo y acreditado Foro Cultural Taurino de Vera.
El epígrafe: I Velada de Literatura, Toros y Flamenco. Y un libro por medio, el de "Juan Belmonte, por las caras del tiempo”. Autor: el polifacético Jesús Cuesta Arana, escritor que pinta también y moldea esculturas; y que desmonta las tesis del gran literato Manuel Chaves Nogales, que escribió la que hasta ahora se conocía como biografía por excelencia del Pasmo de Triana.
Nada que objetar a la buena pluma de Chaves Nogales -advierte Cuesta Arana-, si no fuera por la excesiva carga de imaginación que pone en algunos relatos, y que el propio Belmonte se ocupó de desmitificar hablando con sus allegados, entre ellos su hermano Rafael, médico, a quien se cita mucho en el libro, ya que el autor ha dialogado con él en profundidad, a la postre para sacar a relucir la verdadera historia del genial torero.
Cuenta el doctor Rafael Belmonte que "le hacía gracia” a su hermano que se dijera de él que "cruzaba el rio para ir a torear” (él, ¡que no sabía nadar!). Y tampoco estaba de acuerdo con la invención de Chaves Nogales de que para hacer la luna se alumbraba con unos faroles, "una escena que le parecía ridícula".
Lo más transcendente que dice Cuesta Arana contra los argumentos de Chaves Nogales, trata de las últimas horas de Belmonte, que -está comprobado- murió por suicidio, pero no por ningún desengaño o impotencia de amor como se ha dicho, si no porque le temía al dolor y al sufrimiento en la vejez; lo que de pronto barruntó, cuando una simple hernia de hiato le hizo sangrar con abundancia en un movimiento brusco yendo a caballo. Ahí -cree su hermano- Juan se dijo "¡¡esto no es para mí!!”, y se acabó.
Hubo elocuentes palabras de Manolo Vázquez, hijo de Pepe Luis, el Sócrates de San Bernardo, que toreó mucho con Belmonte y escribió un sentido prólogo del libro.
Habló el presidente del Foro Cultural y Taurino de Vera, José María Ledesma Navarro, para defender la idiosincrasia de "la Fiesta".
Una feliz intervención, la del alcalde de Vera, Félix Mariano López Caparrós, instruido aficionado, que ensalzó las virtudes toreras de Belmonte y su inquietud por la cultura, como lo prueba la estrecha relación que mantuvo con los intelectuales de su época.
Hablaron asimismo los toreros de la tierra, conocedores, a través de lecturas e imágenes, de la proverbial filosofía belmontista. Los Antonio Márquez, José Olivencia, Jesús Almería, Alejandro Carmona y Juan Caparrós, dejaron constancia de la influencia de Belmonte para la disposición del toreo actual.
Y como Juan fue un apasionado de lo flamenco, se recordó ese apego a base de cante y baile. Todo muy puro y muy hondo.
Menuda la que se formó en el Regio, con la notable presencia del colectivo gitano. Los leales y legales gitanos de Vera y de la zona, que tras los artistas anunciados tomaron el escenario para participar asimismo en el sarao.
Al cante, Paco Peña, torero-cantaor, con Paco Fernández "El Fragüero” a la guitarra, las palmas de Joselillo y del propio Manolo Vázquez.
Por cierto, es este hijo de Pepe Luis un palmero inigualable, que también canta y baila, aunque estas dos últimas cualidades se las reserva más para los ambientes más íntimos; como la de torear, pues además -sería obligado en un hijo del "Sócrates"- Manolo también torea y de qué manera; siempre en el campo, eso sí, con un estilo y personalidad de mucha, mucha grandeza.
Y la guinda en el escenario, el no va más al baile de la internacional Anabel Veloso. Qué artistaza Anabel. Bailó, con la voz y la guitarra de los dos Pacos, Peña y Fernández, una cantiña rematada por bulerías de Cádiz de tío Espeleta.
Todo muy sentido por ese desgarro inherente al cante y al toreo. Taranta, cartagenera, fandango natural y bulería Paula. ¡¡Y el fin de fiesta, ya con media Vera de gitanos en el escenario!! Aquello fue el acabose.
La voz del genial Paco Peña con el rasgueo de guitarra de Paco Fernández. Y el lenguaje corporal de Anabel Veloso, con el ritmo que imprimen sus manos y pies, sus hombros y caderas; la hondura, el sabor y el color de lo flamenco.
Peña, como Anabel y los demás componentes del cuadro, "se rompieron".
Ahí quedó el eco de la taranta, cante de tanta gravedad y textura, de mucho compás; severo y asolerado.
La taranta, cante de las minas. Por cierto, estaban también esa noche en Vera, Juan Carlos López, director del Festival Internacional del Cante de las Minas de La Unión; y el eminente flamencólogo Pepe Castillo Abreu, que, impresionados por el nivel del espectáculo y la sensibilidad del auditorio, al acabar la velada decidieron nombrar a Vera sede de una de las pruebas selectivas para su próximo Festival.
La taranta refleja la dureza de la mina. Tan difícil cante que el Premio del Festival de La Unión se considera "el Planeta" del flamenco. Y así, la "Lámpara Minera", máximo galardón de este certamen, es una lanzadera que consagra a quien lo consigue.
Una última observación: a Paco Peña, gran torero de plata ya retirado de los ruedos, no hace tanto se lo rifaban las figuras del toreo en las mejores cuadrillas, porque es una suerte que con la magia y el poderío de su capote, y la seguridad con "los palos", llevar también en la furgoneta una voz y un sentimiento como los suyos.
Casi la que formaron en Vera esa noche el libro de Belmonte y los flamencos.







La  mesa estuvo nutrida por personalidades muy versadas en la Literatura,el Flamenco y el Toreo.


El moderador Núñez intercambia impresiones con Cuesta Arana


Juan Miguel Núñez (Ex je fe de la agencia EFE),actuó de moderador con profesionalidad y brillantez





    Jesús Cuesta Arana, autor del libro,en plena disertación.


El Alcalde de Vera  Félix Mariano López Caparrós, acogedor y excelente en todos los aspectos, apostó al máximo por éste acto, con Jesús Cuesta Arana.  Su intervención engrandeció la noche,no solamente por sus sobrado entendimiento en Tauromaquia sino por la elocuencia expositiva a la hora de cerrar tan exitoso acto. Un alcalde,si señor, muy comprometido con la Cultura. Un brindis y un aplauso por él. No es de extrañar que los veratense lo quieran tanto.




Manolo Vázquez, (Lolo), hijo de Pepe Luis, sembrado toda la noche.Un hombre tocado por la gracia y la sabiduría.




Juan Caparrós, torero inolvidable de la tierra. Excelentísima persona. Todo un derroche de elegancia y  calidad.


 Antonio Márquez,matador de toros de Almería. recordó entre otras cosas,sus vivencias con Jesús Cuesta Arana cuando ambos eran maletillas por la Ruta del Toro gaditana.


José Olivencia, extraordinario torero veratense. Versó, con mucha propiedad, sobre su concepto del Toreo.


Jesús de Almería, magnífico torero, de alta calidad humana y de gran valía, que merece una mayor atención de la afición. La suerte puede cambiar.

Alejandro Carmona,otro torero de Vera,para el álbum de la tierra. Ahora en la docencia taurina.


José María Ledesma, Presidente del Foro Cultural y taurino de Vera. Un paradigma de organización y atención.


Unas instantáneas del cantaor torero Paco Peña. El ecijano lo soplaron los duendes y sembró de duende todo el ambiente. Inconmensurable toda la noche. Un artista de ahora respetando las viejas raíces.  Le toma los vientos al cante porque lo siente de verdad. Un artista divino con voz rajada y mucho soplo interior.











Paco Fernández, gitano de fragua, largo y enciclopédico con la guitarra,no se le resiste ningún toque,ya sea en los cantes troncales,como en los festeros o derivados. Las seis cuerdas  le acandela el alma. Serio y grave como los grandes. Mágico. Con mucho compás y misterio.


Manolo Vázquez (Lolo),tan torero y tan flamenco. Dando compás  que de eso la madre lo parió bien despachado. Un espíritu rico en ventura. Un verdadero retrato sureño, a pesar de  lo rubio, con mucha poesía y estado de gracia. El padre pasó a la Historia como el Rubio de san Bernardo, no hubo nunca un torero con más ángel. Y eso se hereda.


Anabel Veloso, demostró porqué es una figura del baile. Belleza. Gracia,Hondura Duende,Descaro flamenco, Etérea y pegadita a la tierra. Cumbre es la palabra. Supo compaginar a la perfección lo viejo con la modernidad. Clásica y fresca como las fuentes antiguas. Emociona emocionando.

Esa expresión y esa fisonomía lo dice TODO.













Fin de fiesta por todo lo alto con  mucho sabor y gitanería





Una parte del público. gran expectación.




Manolo Vázquez (Lolo).al baile ¡Un respeto! Un gitano le gritó : " ¡ Eso es arte !"  "¡Viva tu sangre!"


La Mora ¿Se puede ser más bella y más calé?


Anabel Veloso, Paco Peña y Miguel Chibancas, un rey emperador de los gitanos, de excelente trato y simpatía arrolladora.

Anabel, Lolo, Paco, Jesús y Pepillo, un palmero de vitola y categoría para repartir. Una persona discreta a más no poder. Pro compás hasta en los andares.


Aspecto de las butacas del Teatro Regio de Vera, unos minutos antes de empezar el acto. Casi se llenó al final.Un entradón.



Grupo de invitados al acto con categoría.juventud y solera.

                           Foto de familia de participantes en el acto, con el alcalde e invitados.

Anabel Veloso, Isabel María Velázquez, Juan Ronda y Jesús Cuesta Arana.



En  primer lugar el excelente periodista murciano Pepe Castillo Abreu, Ángel Bienvenida (hijo de Antonio Bienvenida),Jesús Cuesta Arana,Paco delgado,Paco Peña, Juan Ronda, Francisco Torres Jerez (matador de toros almeriense), Anabel Veloso,Antonio Almécija (autor de este reportaje gráfico),Juan Miguel Núñez, Marquitos y Olivencia.

Anabel,con el ilustre hombre de leyes e íntimo amigo de Cuesta Arana, Juan Ronda Santana.


Anabel Veloso con el prestigioso poeta almeriense Antonio Almecija.

El toreroJesús de Almería con su esposa (Nombre por determinar).

Xei,un japonés flamenco con una gracia descomunal y arrollador de simpatía y espontaneidad,con Ángel Bienvenida y Marquitos un personaje de libro con una vida donde se han marcado todos los colores.

Juan Ronda con Ángel Bienvenida.

Entrega de placas a los participantes a cargo de las autoridades, alcalde Félix Mariano López Caparrós,la concejala Francisca García Carretero, el Presidente del Foro Cultural taurino de Vera José María Benavides, El coordinador general de los actos Juan Miguel Núñez








Anabel,agradeció  el detalle de la mejor manera:bailando



El autor del libro recibe de manos del alcalde la placa,Una creación original realizada a mano en los talleres ASPRODALBA (Asociación para la promoción de las personas con discapacidad intelectual del levante almeriense).

                 Anabel Veloso, inmejorable embajadora del libro belmontino